home    

"No se pueden igualar lenguas minorizadas y dominantes". Entrevista a Itziar Idiazabal Gorrochategui

Por Tomás Muñoz






351
      Enregistrer au format PDF   
 

El 21 de febrero es el día mundial de las lenguas maternas. Charlamos con lItziar Idiazabal, Doctora y coordinadora de la Cátedra UNESCO de la Universidad del País Vasco sobre las problemáticas de estas lenguas y sobre el efecto de la reforma de la educación que plantea el Ministro Wert en las lenguas autonómicas.



El árabe ceutí sigue excluido de la enseñanza pública

¿Cuál es el motivo de conmemorar el día internacional de las lenguas maternas? El Día Internacional de las Lengua Materna se empezó a celebrar el 21 de febrero del 2000 después de que la UNESCO en su 30ª Conferencia General del 17 de noviembre de 1999 adoptara una resolución por unanimidad al respecto. Había sido solicitado por países como Canadá, Bangladesh y otros que veían sus lenguas autóctonas apartadas de las funciones sociales de prestigio, especialmente de la educación. Se escogió el 21 de febrero como fecha simbólica en honor a tres jóvenes bengalíes fallecidos ese día en 1952 en una manifestación de estudiantes por la oficialidad de su lengua, el bengalí, a manos de la polícia del entonces Pakistan, y desde 1971 Bangladesh. Se conmemora a nivel internacional con el fin de promover la diversidad lingüística y cultural.

¿En qué consisten las labores de recuperación de lenguas que realizáis actualmente desde vuestra Cátedra?

El objetivo fundamental de la Cátedra es colaborar con el mantenimiento del patrimonio lingüístico mundial, a través de la investigación, de la sensibilización social y de la colaboración internacional académica e institucional, prestando especial atención a las comunidades e instituciones relacionadas con las lenguas minorizadas y sus culturas. Se trata de impulsar actividades de información y formación, como cursos, seminarios o conferencias; de realizar o dar a conocer investigaciones relacionadas con la diversidad lingüística y su defensa, tanto a nivel mundial como del País Vasco

¿Cuáles son las principales problemáticas?

Existe un gran desconocimiento, una gran falta de sensibilidad y los prejuicios debidos tanto a ideologías políticas como a la ignorancia lingüística están muy generalizados: prejuicios que consideran la diversidad lingüística local y mundial como problema en vez de valorarlo como riqueza cultural; prejuicios políticos e ideológicos que dificultan iniciativas educativas favorables a la formación plurilingüe que integre lenguas minorizadas; prejuicios que generan disputas estériles basadas en jerarquías lingüísticas interesadas que nada tienen que ver con la naturaleza de las lenguas y lo único que generan es disgregación social y discriminación empobrecedora para todos. Las comunidades lingüísticas indígenas de otros países tienen necesidades para normalizar, escolarizar, formar profesores que se vayan a ocupar de su propio proceso de recuperación y fortalecimiento. En sus respectivos países no cuentan con mucho apoyo, ni experiencia ni capacidad de gestionar esos procesos desde las instituciones estatales.

¿Es sexista la denominación de lengua materna?

El término lengua materna tiene ciertamente una connotación sexista y biologizante, pues parece como si la lengua fuera un producto que, como la leche materna, se transmitiera fisiológicamente desde la madre biológica. Por esta razón, me parecen más adecuados los términos de lengua/s primera/s o familiares pues las lenguas son productos sociales que no siempre ni únicamente las transmite la madre.

¿Es indiferente cuál sea la lengua primera o familiar de los alumnos para planificar los sistemas educativos?

No. No es indiferente de ninguna manera. Los niños que pertenecen a comunidades de lenguas minorizadas necesitan que la escuela se desarrolle en su propia lengua. El sistema educativo es uno de los factores de prestigio más importantes para estas lenguas y para que sus comunidades sigan transmitiendo sus lenguas y no las abandonen. Los niños de comunidades de lengua dominante no tienen este problema y con menor riesgo pueden escolarizase en otra lengua diferente a la suya y aprovechar la escuela para convertirse en bilingües o plurilingües con todos los beneficios que ello reporta. Para poder conservar la linguodiversidad mundial no se pueden tratar de igual manera lenguas minorizadas y lenguas dominantes en políticas lingüísticas (y educativas) planificadas, si obviamos esto incurrimos en falacia o estamos ante un caso de ignorancia. No debemos olvidar que con la perdida de la diversidad lingüística pierde toda la humanidad.

¿Qué ventajas tiene escolarizar en la lengua familiar?

La escolarización en lengua familiar es imprescindible si se quiere preservar y transmitir dicha lengua. Es una práctica que hasta hace muy poco, sólo ha estado a disposición de las poblaciones de lenguas dominantes. Si las poblaciones son bilingües, como es el caso en muchos contextos, la escolarización en lengua familiar deberá ser en dos lenguas, es decir bilingüe. Cuando la comunidad es de lengua mayoritaria y monolingüe, puede considerarse una ventaja seguir con la tradición de escolarizar en la lengua familiar como lo hacen los ingleses en inglés. Las tradiciones tienen sus ventajas está claro. También para el profesor de una escuela monolingüe con niños monolingües parece ser la condición más cómoda. Pero no es necesariamente la escuela más enriquecedora ni la más adecuada para abordar la formación plurilingüe que la sociedad actual, cada vez más internacionalizada está exigiendo. Los programas educativos que fomentan la formación plurilingüe integrando lenguas minorizadas son, por otro lado, la única alternativa para que la diversidad lingüística sea viable ofreciendo un desarrollo humano sostenible y próspero de manera global.

¿Que valoración se puede hacer del proyecto de ley de educación de Wert respecto a las lenguas cooficiales del estado?

El hecho de jerarquizar las lenguas y atribuir categoría secundaria a las lenguas cooficiales corrobora la tendencia tácita de las reformas anteriores, pero ahora se confirma con una pérdida de peso, de horas, muy explícita. Constituye un retroceso evidente sin ninguna otra justificación que no sea político-ideológica. El progreso experimentado en la educación española habiendo escolarizado lenguas autonómicas e impulsado programas innovadores de enseñanza bilingüe y plurilingüe ha sido importantísimo. La mayoría de las lenguas minorizadas del Estado ha mejorado su estatus y su vitalidad. La capacitación trilingüe empieza a ser un objetivo cada vez más viable. Creemos que el tradicional atraso de los españoles en el conocimiento de otras lenguas podría transformarse si se invirtiera más en investigación relacionada con la enseñanza de las lenguas o si las reformas educativas plantearan objetivos en este sentido, tal como recomienda la UNESCO.

Además, también entra en clara contradicción con el Consejo de Europa: en los informes de monitorización sobre el cumplimiento de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias emitidos para España desde el año 2001, ha destacado la importancia de seguir ofreciendo la cantidad de horas suficientes en lenguas autonómicas, para su correcto aprendizaje y desarrollo, en los modelos de enseñanza plurilingües que se están adoptando en el Estado español.

Creemos y está demostrado que los niños bilingües tienen mayor facilidad para aprender otras lenguas y convertirse en plurilingües. Y las exigencias económicas actuales no hacen sino corroborar la necesidad de saber otras lenguas además de la/s propia/s.Los sistemas educativos de las comunidades autónomas están logrando la bilingüización de toda la población escolar con el valor cultural y de cohesión social que eso supone. Además, los resultados académicos en el resto de las materias, los niveles de abandono escolar, etc. son mejores que en muchas comunidades (supuestamente) monolingües.


Fuente: Diagonal




logo FETE-UGT
logo UGT
logo Fondo Europeo para la Integracion
logo
©