home    

Cierre de Galicia Hoxe: un fracaso colectivo

Por Alfonso Villagómez






606
      Enregistrer au format PDF   
 

La legislación vigente establece el régimen de cooficialidad que en nuestro caso se expresa con el uso indistinto de la lengua gallega -propia de Galicia- y el castellano. No es discutible si tal modelo estuvo justificado en su momento, pero sí que todos los que apoyamos este marco jurídico lo hiciéramos conscientes de que existían motivos para una apuesta en favor del gallego cuando salía maltratado tras un largo período de discriminación por el franquismo. Sin embargo, parece evidente que tres décadas de impulso y fomento del gallego nos han situado a todas ante otra evidencia puesta ahora de manifiesto con hechos como es el cierre de Galicia Hoxe, es decir, de la única cabecera de periódico en lengua gallega.

Y es que si bien es cierto que no solo se trata de lo que establecen la Constitución y el Estatuto -que el castellano y el gallego son las dos lenguas oficiales de Galicia-, sino también lo que impone la realidad sociolingüística de un territorio: que en Galicia se hablan dos lenguas y que muchos de los hablantes preferentes de una y otra utilizan las dos de forma ocasional sin que ello les suponga ningún tipo de problema.

Pero, no cabe duda de que los poderes públicos de Galicia tienen la obligación de promocionar, difundir e impulsar la lengua gallega. Aunque de esta misión no se deduce jurídicamente ningún tipo de monolingüismo, si que corresponde principalmente a la Xunta atender positivamente a la lengua propia de Galicia. La lengua que no es fruto de ninguna imposición sino del ejercicio de la autonomía individual en una sociedad libre, también exige estímulos materiales y no unas políticas erráticas incapaces de evitar que el número de hablantes y lectores de gallego disminuya de manera constante. Para eso necesitamos a Galicia Hoxe, para hacer realidad el sueño que subrayaba ayer nuestro director y, sobre todo, para evitar un fracaso colectivo.

Alfonso Villagómez Cebrián, nacido en Ourense en 1961, obtuvo el doctorado en Derecho por la Universidade de Santiago en 1988, e ingresó en la carrera judicial en 1990.

Llamado por el ministro de Justicia, Fernando López Aguilar, forma parte de su gabinete desde 2004 y, al cesar éste en 2007, continúa con su sucesor Mariano Fernández Bermejo hasta que en noviembre de 2008 le presenta su dimisión por discrepancias de criterio.

Su último destino es la Sala Segunda de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.


Fuente: El Correo Gallego




logo FETE-UGT
logo UGT
logo Fondo Europeo para la Integracion
logo
©